viernes, 3 de marzo de 2017

EXPOSICION "EPIFANIA" de MASTUSET en DONOSTI

Desde ayer a las 19.30 y hasta el próximo día 18 de marzo, la magnífica galería VetusArt de Donosti, acoge la primera exposición en territorio nacional de la serie "Epifanía" del artista catalán Mastuset.



VETUSART (Hernani, 21 - Donostiaofrece a sus clientes un entorno distinguido y moderno. Un espacio atemporal donde manifestar que, con buen gusto y criterio de selección, las mejores piezas antiguas fusionan bellamente con obra actual y espacios vanguardistas. VETUS es un nuevo ambiente de arte en Donosti donde conectan vanguardia y antigüedad. Profesionalidad, discreción, vanguardia, gusto y lujo son los principios que mejor definen a esta galería. Siempre abiertos a cualquier propuesta por parte de artistas y particulares.





Mastuset (Linyola, 1954) es conocido por sus pinturas de cierto carácter escultórico y su técnica de óleo sobre cobre. Su obra adquiere una fuerza especial a través de la experimentación de los materiales. Planchas de cobre, lonas de grandes dimensiones, pintura al óleo ó esmalte metálico, podemos encontrar en sus obras. Mastuset sigue profundizando en el tema espiritual, inspirándose muchas veces en el concepto de la emanación creadora de Plotino.
“Epifanía” es una serie de fotografías únicas que surgen de la comunión del artista Mastuset con la naturaleza salvaje de Nueva Zelanda, el siempre poderoso mar, la fuerza del viento y una arena muy especial de una de sus numerosas playas. Las obras son únicas, sin copias ni series, una colección de fotografías en 3 tamaños distintas a otras fotografías que podemos ver. Todas ellas montadas a capricho por el propio artista en metacrilato y con bastidor de aluminio.
Las fotos, realizadas en una playa de Nueva Zelanda, son movimiento pero, sobre todo, son una muestra de la inmanencia divina y de su manifestación. Mastuset se presenta a sí mismo a través de esta obra con una rotundidad humilde que se plasma en obras que toman la apariencia de una pintura abstracta y que son el resultado de la entrega en el proceso de fotografiar el instante dibujado en la arena. Las obras vibran con energía al tiempo que representan el sonido ordenado, armonioso, capaz de evocar la perfección de la creación, su riqueza infinita de posibilidades, de transformaciones aparentemente aleatorias y caóticas y, sin embargo, perfectas en su diseño. Representaciones que se revelan como un desgarro en el tejido de la verdad.
El artista nos lo narra así: “En una playa de New Zealand, sólo en una y te garantizo que he visto más del 80% de las playas, pude comprobar que la arena y el mar hacían unas formas que me recordaban en cierto modo, a mis pinturas. Me sorprendió de tal modo que me puse a “jugar” con la arena. Vi como las olas del mar hacían y deshacían maravillosas imágenes, algo realmente increíble. Descubrí que poniendo algo de mi parte y junto con el mar, la arena y el azar, se producían unas obras efímeras que debía de capturarlas con mucha rapidez porque la duración de la mismas era de segundos y además jamás se volverían a repetir. Así me puse a capturarlas fotográficamente. El resultado unas mil fotos de las cuales más de trescientas son fantásticas, verdaderas obras de arte.”
Esta colección ya ha visto su presentación en sociedad en Italia, en Nápoles, en el museo de Arte Contemporáneo CAM Casoria, así como en Art-Innsbruck. Ahora podemos disfrutar de ella en VETUS hasta el día 18, de lunes a sábado de 10.30 a 13.30 y de 16.00 a 20.00.



Ayer durante la inauguración nos acercamos a Mastuset y le hicimos unas preguntas sobre la exposición y su obra:
- ¿Qué es lo que vemos en tu serie de fotografías?
R - "Vemos un destello de la inteligencia Cósmica, una pequeña señal, una revelación... yo prefiero llamarle Epifanía. vemos un universo oculto ante nuestros ojos y que se nos revela."

P - ¿Dónde han sido realizadas?

R - "En una playa de Nueva Zelanda, en una playa desértica, de difícil acceso, de una belleza singular. He realizado dos viajes a Nueva Zelanda, con una permanencia de cuatro meses, he recorrido la mayor parte de su geografía y el primer año que pisé esta playa ya me emocionó, quedé preso de su belleza única, con un cielo inmenso. El segundo año tuve la necesidad de volver a ver y de sentir esa playa, fue entonces, quizá como compensación de mi vuelta, que se me reveló en su plenitud. El mar, la brisa y la arena me mostraron unas imágenes muy especiales y parecía que querían llamar mi atención, parecían decirme "juega con nosotros" y sí, me puse a jugar. Aparecían y desaparecían imágenes en cuestión de segundos. Pensé que aquella Epifanía tenía que mostrarla, que tenía que compartirla".

P - El viaje tenía como propósito expreso....

R - "No hago viajes fotográficos, amo la naturaleza y procuro ir a sitios donde aún se pueda contemplar con el máximo esplendor. Nueva Zelanda es maravillosa".

P - ¿A qué hace referencia el título de la serie y de las obras?


R - "Epifanía es el nombre más adecuado que he encontrado y el que más se ajusta a estas imágenes, es la revelación de la Divinidad Creadora, de una inteligencia cósmica que nos desborda y que somos incapaces de comprender. Vivimos sumergidos en la tecnología y la ciencia, parece que no hay espacio para la Divinidad, hay dos lecturas de la creación,  por un lado nos encontramos los que dicen que todo es por un cúmulo de coincidencias, por el azar, la casualidad, no hay espacio para la Divinidad Creadora. En el otro lado nos encontramos los que creemos en una voluntad, en una inteligencia Creadora, en definitiva en algo que no podemos comprender pero que la intuimos. Nos encontramos en una sociedad en la que hay demasiados prejuicios sobre creer en un Creador".

P - Esta exposición ha sido ya presentada en Italia y en Austria, háblanos de su acogida.

R - "Sí, esta exposición ha sido presentada en Nápoles en el Museo de Arte Contemporáneo de Casoria y en Innsbruck y si tuviera que definir su acogida en una sola palabra diría incredulidad. Es difícil de creer que estas bellas imágenes se hayan producido solas, sin manipulación alguna y que sean tan diferentes, en composición, tonos de color, en profundidad, en  relieves... Estamos acostumbrados a que todo ha de pasar por el Photoshop. Una vez aceptado que el artista sólo ha captado el momento mágico y fugaz, las expresiones que siguen son las de maravillosas, fantásticas, wow.... Me he sentido muy emocionado de ver la reacción de la gente. También he de decir que las ventas fueron buenas, les gusta la idea de poder tener en exclusiva la imagen de un momento mágico que ya no volverá a producirse. Solo he realizado una copia por imagen, quiero que sea irrepetible como el instante en que se produjo".

P - ¿Habrá una segunda parte de esta serie?

R - "Espero volver a Nueva Zelanda este invierno y volver a esta playa para captar nuevas imágenes y poder mostrarlas. He de decir que no siempre sucede, había días que no aparecían las imágenes, es todo muy sorprendente".

P - ¿En qué estas trabajando ahora?

R - "Tengo la mente ocupada en este proyecto y en poder mostrarlo en diferentes lugares, en este momento se está cerrando una exposición en Finlandia. No quiero empezar algo nuevo que me apartaría de este proyecto".